La motivación tiene infinidad de significados, ya que abarca muchos aspectos en el ser humano; pero al referirnos al ámbito de la enseñanza y aprendizaje, se hace referencia fundamentalmente a esas razones determinantes y factores que incitan a todo el alumnado a escuchar las explicaciones de los profesores, despertando el interés para preguntar y solicitar aclarar algunas dudas que se puedan presentar en el proceso escolar, haciendo de la participación un proceso más dinámico y activo.

Sin importar lo que deseemos explicar, numerosos cursos de inglés kidsandus, cuentan con diferentes actividades como propuestas, teniendo en cuenta las diferentes técnicas más adecuadas a las distintas edades a las que se enseña otro idioma. Todos los alumnos deben investigar, experimentar y aprender de manera significativa y constructiva.

Todo este grupo de herramientas empleadas en el proceso educativo forma una conducta que está motivada a adquirir conocimientos de acuerdo con las  inquietudes del estudiante, sus capacidades, limitaciones y posibilidades en un ambiente seguro, donde se atienden sus diferentes necesidades de forma individual y de manera óptima. Se puede decir entonces que dichas determinantes o factores se manifiestan interna o externamente en este proceso educativo.

Para el primer caso, las herramientas de aprendizaje se denominan de dos formas:  intrínsecas y son las que responden a las necesidades de los alumnos para su supervivencia, a fin de cubrir las necesidades básicas como la confianza, el afecto, el cariño, cuidado, identidad, seguridad, autonomía y autoestima, etc. En el segundo caso, también se le conoce como extrínsecas, las cuales atañen a las estratégicas utilizadas por el profesional para el desarrollo, crecimiento y maduración de la clase, pudiendo convertirse ello en la máxima motivación de los mismos.

Estas metas están reflejadas en los objetivos propuestos, en los contenidos, las metodologías y en las actividades que se proponen para cada nivel o ciclo del sistema educativo. Según algunas teorías de aprendizaje, para que se logre un proceso satisfactorio e integral, es importante la motivación interna, innata o biológica del alumno, así como la externa, aprendida o social, ya que ambas se complementan y resultan relevantes para la obtención de resultados educativos óptimos.

El último tipo de motivación en la mayoría de los casos, se refiere a la forma de interiorizar y exteriorizar a partir de la observación directa y constante, así como a través de la imitación de modelos que son referencia, siendo de mayor influencia los que se encuentran más cerca de ellos. Para el ámbito escolar, los modelos de imitación pueden ser diferentes sectores dentro de la comunidad educativa, bien sean los profesores, otros alumnos, la propia familia, representantes legales, etc.

Por otro lado y no menos importante, fuera del entorno escolar están las relaciones interpersonales con su grupo de compañeros, además de las características socio-culturales-familiares del contexto donde se encuentre inmerso el alumnado. Estos patrones de referencia suelen ser los más positivos e integrales para quienes están estudiando, siempre buscando una influencia de lo que resulta más favorable posible. Los docentes deben estar conscientes de que debe darse una predisposición por parte del alumnado, a fin de conseguir la motivación necesaria, y como esto no se encuentra en un lugar determinado, se debe hacer lo posible por activarla y estimularla. En algunos casos, es necesario el uso de recursos y estratégicas que se adapten a los niños para alcanzar la motivación.